Lo Ultimo | Sara Carbonero | Madrid |

Sara Carbonero e Iker Casillaas tienen un problema con uno de sus hijos

El cambio de vida de Oporto a Madrid de la familia encabezada por Sara Carbonero e Iker Casillas no está siendo agradable para todos por igual.

Sara Carbonero e Iker Casillas son dos de las personas que más estrictamente han respetado el confinamiento por la pandemia del COVID-19. Los problemas de salud que han tenido en el último año, él un infarto y ella un tumor en el ovario, les han obligado a tener máximo cuidado con el coronavirus.

Así las cosas, ahora encaran encaran un merecido periodo de descanso. La pareja acaba de volver de Oporto. Tras la apertura de fronteras y con la temporada en la Liga portuguesa finalizada, Sara Carbonero e Iker Casillas regresaron a España. Y se han desplazado a donde Sara Carbonero suele pasar unos días cada verano, así como las fiestas navideñas. Hablamos de Corral de Almaguer, donde la comunicadora tiene sus orígenes.

Sara Carbonero e Iker Casillas.jpg

Una vuelta que, sin embargo, no será como las de los últimos años. La pareja todavía tiene algunos asuntos que resolver en Oporto, pero esta vez no se quedará en la ciudad portuguesa. La etapa en Portugal del ex capitán del Real Madrid y de la Selección Española y su mujer ha terminado.

El meta ha finalizado su contrato con el Oporto, al que ha estado ligado desde que abandonó el Madrid. Y el técnico del conjunto luso confirmó que el club no le renovaría. "Iker ya no tiene contrato con el Oporto y no puede jugar. Y creo que no tiene garantías médicas para jugar...".

Sara Carbonero.jpg

Un cambio de vida con el que Carbonero está encantada. La toledana andaba como loca por volver a España, cerca de los suyos. E Iker Casillas, aunque preferiría seguir jugando, no ve mal el cambio de aires, ya sea para volver a Madrid o para poner rumbo a un fútbol menor como el norteamericano o el de Qatar, de donde tiene interesantes propuestas.

Sin embargo, el cambio no está siendo agradable para todos por igual. Su hijo mayor, Martín, no lleva nada bien la mudanza.

Embed

El pequeño tiene ya 6 años. Y buena parte de su infancia la ha pasado en Oporto. Cuando Iker Casillas firmó por el club portugués tenía poco más de un año. Y como suele ser habitual, Martín ya empezaba a tener su grupo de amiguitos. Compañeros a los que, contra su voluntad, ha tenido que dejar atrás y a los que probablemente no vuelva a ver en la vida. Algo que siempre es muy doloroso, tenga la edad que se tenga.

Y no solo eso. A Martín no le hace mucha gracia tener que iniciar una nueva vida. Porque nunca es agradable tener que buscar un nuevo colectivo en el que integrarse. Y tampoco para él.

Dejá tu comentario