España | Paz Padilla | muerte | amor

Emocionada hasta las lágrimas: Paz Padilla rompió el silencio y contó cómo murió su marido

Paz Padilla estuvo alejada de los reflectores desde la muerte de su marido hace casi dos meses. Este sábado habló por primera vez y se explayó en detalles.

Paz Padilla mantuvo silencio tras la muerte de su marido, Antonio Vidal, quien falleció el 19 de julio tras ser diagnosticado con un tumor cerebral.

Pero este sábado decidió abrir su corazón y hablar sobre la muerte y el duelo que ha sufrido tras la pérdida de quien definió como su "alma gemela". En una entrevista en Sábado Deluxe, lo contó todo.

En una conversación llena de emotividad, reflexiones y confesiones, Paz Padilla soltó un dato curioso. La presentadora cuenta que lo primero que hizo justo tras la muerte de Antonio Vidal fue abrir una botella de Moët & Chandon. "Y brindamos por mi Antonio. Yo estaba alegre, estaba feliz. Y sé que eso es muy difícil que la gente lo pueda entender", dijo entusiasmada.

Le profesó el más profundo amor a su marido: "No se ha muerto mi marido, se ha muerto mi alma gemela, el amor de mi vida", señaló.

Su intervención en el programa estuvo cargado de mensajes reflexivos. "La felicidad es el amor. Todo lo que él me ha dejado es amor", dijo y continuó: "La muerte forma parte de la vida. Cuando tú naces vas a morir (...) Dicen que las almas gemelas se separan jóvenes (...) Pensamos que la vida es lo que queda por vivir. Y la vida es lo que hemos vivido".

Programa completo:

Embed

Durante la enfermedad de su marido, Paz Padilla mantuvo en secreto el padecimiento, quería protegerlo de la exposición mediática, dijo.

En esta oportunidad no hubo secretos. Detalló cómo se enteraron de la noticia. "(Antonio) Tenía problemas de sueño, de concentración, y pensábamos que era estrés", contó.

Paz Padilla.png

Al acudir al médico por estos síntomas le hicieron una resonancia y el diagnóstico fue devastador. "Tiene un tumor y probablemente le quede muy poco tiempo de vida", le dijo a Paz Padilla el médico tratante de su marido. Fue una noticia abrupta, cuenta, sin ninguna preparación, no se lo esperaba.

"Esa noche lloré en silencio", dijo emocionada.

También contó cómo fueron esos últimos minutos de Antonio Vidal. "Yo le ponía la morfina (...) Yo quería que muriera en casa (...) Poco a poco mi gordo se fue yendo. Antonio murió en mis brazos", explicó.

Dejá tu comentario