España | Kiko Matamoros | Marta López Álamo | Telecinco

Kiko Matamoros está fuera de Telecinco hasta nuevo aviso

Al volver de sus vacaciones en México, Kiko Matamoros y su novia, Marta López Álamo, se enfrentan a la realidad. Los problemas de salud seguirán afectando

Kiko Matamoros y su novia, la modelo Marta López Álamo, regresaron de sus vacaciones en México y llegaron a España cargados de polémicas. La pareja debe enfrentarse a las consecuencias que tendrá el estado de salud del presentador y la posibilidad de que quede fuera de las pantallas de Telecinco, todo mientras mejora.

A su llegada al aeropuerto, Kiko Matamoros y Marta López Álamo se encontraron con algunos medios de comunicación que los esperaban. Flashes y micrófonos les increpaban. A pesar del cansancio, el colaborador y la modelo no han evitado ninguna pregunta.

Kiko Matamoros y Marta López Álamo 3.jpg

Pero, Kiko Matamoros y su novia aún no aclaran lo relacionado a la batalla entre Marta López Álamo y Anita, la hija menor del colaborador, quien también se ha distanciado de su padre. Cabe recordar que la pareja decidió irse de vacaciones al Caribe mexicano, solo 24 horas después del alta médica del presentador.

Las fotos que han publicado sobre su última parada en el verano han dejado las dudas a su paso. Las preocupaciones sobre el estado de salud de Kiko Matamoros continúan. Él mismo ha reconocido que la estadía en el hospital lo dejó con catorce kilogramos menos en su peso corporal.

Pero, Kiko Matamoros se ha mantenido al pie del cañón. Recientemente tomó la modalidad de entrar en directo al programa Sálvame, de Telecinco, por teléfono todos los días. Incluso ha concedido una entrevista en exclusiva donde ha atacado duramente a todas sus compañeras.

Kiko Matamoros y Marta López Álamo 2.jpg

El presentador se someterá a varios exámenes médicos antes de pensar en volver a la pantalla de Telecinco, pues aún no sabe cuándo podrá volver a trabajar con normalidad. Es un proceso largo y no quiere volver hasta que éste plenamente recuperado.

Su estado físico no le permite permanecer mucho tiempo en el set, y menos cinco horas continuas de trabajo. En ocasiones le vence el sueño, se dispersa, fija la mirada en un punto concreto y se mueve y habla con cierta dificultad.