Lo Ultimo | Ana Obregón | Álex Lequio | Vida

¡Regresó! Ana Obregón finalmente reapareció en público

Después de varios meses sin mostrarse por la muerte de su hijo, Álex Lequio, Ana Obregón reapareció en público.

Finalmente después de muchos meses Ana Obregón reapareció en público tras la muerte de su único hijo Álex Lequio. La tragedia vivida por Ana ocurrió hace siete meses y este viernes terminó por sorprender a todos.

La presentadora y actriz acudió al acto de presentación de la programación navideña de TVE que, por cierto, va a presentar en el programa llamado "Las Campanadas" junto a Anne Igartiburu. Pero la realidad es que pocos se imaginaban con ver a Obregón en este pequeño encuentro previo.

Ana Obregón 2.jpg

A Ana Obregón se le vio emocionada y luciendo un espectacular vestido negro con escote en forma de corazón, su melena suelta y largos pendientes. No hizo declaraciones, pero sí posó sola y junto a Anne Igartiburu. En los últimos meses Obregón solo ha roto su silencio en contadas ocasiones.

No habría un regreso oficial

Ana Obregón está viviendo el peor momento de su vida tras perder a su hijo Álex Lequio a los 27 años de edad víctima de un cáncer. Son muchos los familiares y amigos que están siempre adelante y la apoyan, pero la presentadora no puede superar este duro revés. La actriz no ha pisado su casa de La Moraleja desde ese fatídico día que lo cambió todo. Vivió en casa de su hermana Amalia y después se refugió todo el verano en Mallorca. Ahora se encuentra en paz en un lugar desconocido.

Ana Obregón 3.jpg

A través de las redes sociales escribe desgarradores textos que le ayudan a expulsar todos sus sentimientos y desahogarse. Todos ellos dedicados a su hijo Álex Lequio. Es como si le escribiese. En el último escrito quiso hacer una mención especial a todos los padres que han pasado por la misma situación que ella.

Ana Obregón 4.jpg

Ana Obregón ya dejó claro que la vida sin Álex Lequio no es vida. Ha perdido a la persona más importante de su vida y ya nada volverá a ser igual. Daría lo que fuese por abrazarle tan solo un segundo de nuevo. Era su pilar, su mitad. Y ahora ya no le queda nada. Ana necesita tiempo, pero ya no va a volver a ser la misma después de este duro golpe. Ya no volverá a trabajar nunca más.